lunes, 16 de junio de 2008

lo que queda de la vida


La cosecha,
Óleo s/tela Arles, junio 1888


"...Es por cierto un extraño fenómeno que todos los artistas, poetas, músicos, pintores, sean materialmente desgraciados - los felices también- y lo que últimamente decías de Guy de Maupassant lo prueba una vez más. Esto renueva la eterna cuestión: la vida ¿es enteramente visible para nosotros, o bien no conocemos antes de la muerte más que un hemisferio?...

Los pintores - por no hablar sino de ellos- estando muertos y enterrados, hablan a la generación siguiente o a varias generaciones siguientes por sus obras..."

Vincent a Theo
Arles, junio 1888



7 comentarios:

Peceirus dijo...

Bueno...parece ser que a Lucian Freud no le va nada mal en vida, de lo cual me alegro.

Anónimo dijo...

uf, por fin actualizaste, no aguantaba mas

yo, tu fan namber uán

Carolina Araya dijo...

Sí, a Lucien Freud y a tantos otros (pero creo que él lleva la delantera). Aunque sabemos que no son los parámetros con los cuales nos manejamos la mayoría de los artistas, amantes del arte, y especialmente Vincent, en su época y teniendo en cuenta su romántica y apasionada vision.

Peceirus dijo...

Estoy de acuerdo contigo carolina.El arte no depende en absoluto del dinero que se sacará de él. El hecho de pintar tiene que ver con otro tipo de cosas que distan mucho de la idea de mercado o beneficio material. Pero a veces pienso en Vincent...en la vida que le tocó vivir. No se si el tormento personal, la desdicha están en íntima relación con el dar a luz obras de la talla como las que él nos dejó. Quizá una vida más placentera hubiera dado como resultado obras mediocres. Digo que no lo se. No si guarda relación. Pero de algo estoy seguro. Ojala Vincent hubiese sido más dichoso, más feliz, una persona menos torturada y afligida. Eso me hubiera gustado más. El romanticismo está muy bien. Pero yo no quiero una vida así. Por tanto, tampoco la hubiera querido para él.
Ahora cuando subastan sus obras solo siento naúsea.

Carolina Araya dijo...

Creo que la obra de Vincent es el resultado de lo fue Vincent y sus elecciones. Como Billie Holiday, que su voz transmite todo el sufrimiento de su vida, de un modo absolutamente unico.
No podemos saber si su arte sería peor o mediocre con una vida mejor, pero es un poco como dice el texto que esta en tu blog debajo del genio de Hundertwasser. Es inevitable hacer arte para quienes no pueden despojarse de la necesidad interna de hacerlo.

Carolina Araya dijo...

Creo que la obra de Vincent es el resultado de lo fue Vincent y sus elecciones. Como Billie Holiday, que su voz transmite todo el sufrimiento de su vida, de un modo absolutamente unico.
No podemos saber si su arte sería peor o mediocre con una vida mejor, pero es un poco como dice el texto que esta en tu blog debajo del genio de Hundertwasser. Es inevitable hacer arte para quienes no pueden despojarse de la necesidad interna de hacerlo.

Peceirus dijo...

Por lo tanto podemos deducir despues de este intercambio, que si hay casos en los que una vida tormentosa tiene que ver con un resultado artístico inigualable, rotundo y único. Pero también están los casos en los que una vida relativamente placentera y una pulsión creativa imposible de ser controlada, nos dieron como resultado obras sorprendentes e igualmente únicas. Y volvemos al ejemplo del que tu me hablas anteriormente. No creo yo que Hundertwasser tuviera una vida y una personalidad excesivamente dificil y he ahí el resultado. Una obra desde mi modesto punto de vista conmovedora, incomparable y absoluta.
Creo de todas formas que sino este año, el que viene me marcharé a Arles. Tus fotografías en los escenarios que Vincent pintó, me abrió el apetito sobremanera.
Saludos chica.
Ando autorretratándome. A ver que pasa. Siempre se donde empiezo...nunca donde terminare. Debería tomar alguna clase porque me lo paso fatal.